• Spa'l Gos

GUIA DE JUGUETES Y OTROS OBJETOS PARA PERROS


Después de que muchos de mis clientes me pregunten sobre qué tipo de juguetes son mejores o peores para sus perros, comparto aquí una pequeña guía sobre el tema. Es importante saber que no todos los juguetes sirven para lo mismo y, definitivamente, no todos los juguetes sirven. También debemos tener en cuenta que las primeras veces que nuestro perro interactúa con un objeto nuevo deberemos supervisarle para asegurarnos de que todo va bien. Si tenemos un perro sensible o miedoso deberemos seleccionar y graduar especialmente la interacción con objetos nuevos, procurando escoger aquellos con los que mejores experiencias podamos tener. Al final, lo que queremos conseguir es que nuestro perro disfrute y aprenda a emplear su tiempo en actividades diversas.

Pare empezar, lo primero que debemos considerar en el momento de elegir un juguete perruno, teniendo en cuenta que cada individuo es diferente, es: ¿qué efecto me gustaría obtener en mi perro de un objeto en particular? 

(1) Que mi perro se relaje en casa. 

En este caso, no falla el conocido y internacional Kong classic. El uso más popular del sencillo pero duradero objeto de goma sigue siendo relleno con comida. Lo que no todo el mundo sabe es que el efecto que tiene en nuestros perros es normalmente relajante, facilitándole un entretenimiento contenido y tranquilo que nos ayudará a proporcionarle tareas en casa una vez ya ha salido de paseo, ha entrenado con nosotros o realizado otras actividades relacionadas con una más elevada actividad. Lo ideal es que en un principio la comida de dentro sea fácil de obtener y poco a poco vayamos añadiendo más complejidad al asunto para que nuestro compañero siga con su objetivo de sacar todo el alimento sin abandonarlo a medio camino por frustración y aburrimiento.

En verano, se puede poner en el congelador y alargar el tiempo que se tarda en vaciarlo. También podremos poner la creatividad a trabajaro ideando rellenos diversos y saludables para acompañar alguno de estos juguetes. Es importante tener en cuenta que una dieta equilibrada es fundamental para nuestros compañeros.

¡Pronto un artículo sobre recetas y otras ideas innovadoras!


También son útiles, sobretodo para cachorros, otros objetos rellenables que puedan mordisquear a la vez que van obteniendo premios. Es fundamental que escojáis buenas marcas y, para este efecto, evitéis productos que puedan ser ingeridos parcial o totalmente por el animal causando graves consecuencias.



Otro clásico que recomendamos para ofrecer a nuestro perro algo que hacer en su “tiempo libre” en casa son los huesos (especialmente diseñados para perros). El objetivo en este caso es que el perro dedique una parte de su tiempo a roer, mordisquear y lamer el hueso proporcionado, olvidándose así por un rato del sofá, las zapatillas o el mando de la tele. Hay de distintos tipos en el mercado, de mayor o menor calidad. Junto a vuestro veterinario, deberéis aseguraros de que no hay alergias y otras intolerancias que nos hagan descartar este tipo de complementos. No hay secretos, lo ideal es que sea vuestro perro el que os vaya respondiendo a la pregunta de ¿cuál le gustará más? Eso sí, es muy recomendable ir haciendo rotación de huesos, escondiéndolos un tiempo para luego volver a hacerlos aparecer en un momento en que nuestro perro lo cogerá con más ganas. También podemos untarlos con comida de más valor para estimular la interacción inicial.

Os preguntaréis ¿qué pasa con los elementos “home-made“? No nos olvidemos de ellos, accesibles para todos los bolsillos. Si somos creativos podemos ofrecer objetos nuevos con los que interactuar temporalmente. En estos casos más que nunca: supervisemos.

  • Cajas de cartón con algún elemento apetitivo dentro.